Champagne Larmandier Bernier

Champagne Larmandier Bernier, una de las mejores bodegas de Champagne

Champagne Larmandier Bernier, de forma clara y sencilla podríamos calificarlo como uno de los productores más importantes y respetados de todo Champagne. Es uno de los grandes intérpretes de la Chardonnay en la Cote de Blancs, una región que no se caracteriza especialmente por el trabajo en el viñedo, donde apenas existen productores Bio y sin embargo Larmandier apostó desde el año 2000 por una agricultura biodinámica, demostrando en poco tiempo ser capaz de conjugar una tremenda personalidad con la elegancia tan representativa de los mejores champagnes.

Posee 16 ha de viñedo repartidas en 50 parcelas con una media muy alta de edad de 35 años, todas ellas en la Cote de Blancs. 13 de las cuales se encuentran en el Premier Cru de Vertus, el mismo pueblo donde se ubica la bodega. Las otras 3 ha están repartidas por algunas de las mejores parcelas de los Grand Cru de Cramant, Chouilly, Oger y Avize. Sin duda la calidad de sus viñedos marca de forma inexorable el potencial de sus champagnes.

85 % Chardonnay y 15 % Pinot Noir es el porcentaje varietal en su viñedo, aunque la mayoría de sus cuvees están elaboradas a partir de la Chardonnay (el pinot solo se incluye en el ensamblaje del Rose de Saignee y el Coteaux Champanoise Rouge).

En 1988 se hacer cargo de la explotación Pierre Larmandier, la actual generación a las riendas de la bodega junto con su esposa Sophie. Como antes decíamos, desde sus inicios Pierre tiene el convencimiento de la importancia de un trabajo razonado y respetuoso en su viñedo, por ello en el año 2000 comienza aplicar un trabajo biodinámico en parte de su explotación, para aplicarlo de forma completa en todos sus viñedos en 2004.

En la parte de enológica, desde 1999 todos sus vinos fermentan con levaduras indígenas (cuestión muy poco habitual en Champagne), mientras que  la fermentación y crianza de sus vinos se lleva a cabo prácticamente en su totalidad en madera, concretamente en barricas y fudres de origen austriaco. Allí permanecen hasta el verano posterior a la vendimia, cuando son embotellados para realizar la segunda fermentación y crianza en botella. Crianzas largas para sus millesime y algo por encima de los 2 años para sus champagnes de inicio de gama (Latitude y Longitude) ante la urgencia y gran demanda del mercado.

En dosage es muy limitado, incluso 0 gr para algunas de sus cuvees (como es el caso del Terre Vertus) ya que Pierre aboga por tratar de conseguir champagnes con un equilibrio natural, sin necesidad de añadir azúcar, centrando el esfuerzo en la viña, tratando de lograr la maduración perfecta de la uva.

Si tenemos que calificar el estilo de sus champagnes podemos destacar su gran pureza, mineralidad marcada, perfecta madurez y vinosidad que los convierten en perfecto acompañamiento gastronómico, pero sobre todo carácter y finura a partes iguales. Hablamos de champagnes con una gran capacidad de guarda y fantástica evolución en botella después del degüelle.

El éxito de Champagne Larmandier Bernier es muy sencillo, su receta se basa en los siguientes ingredientes: viñas viejas en algunas de las mejores parcelas de la Cote de Blancs, trabajo concienzudo en el viñedo basado en la Biodinámica, rendimientos moderados, búsqueda de la madurez optima de la uva (sin urgencias) y un magistral empleo de la madera en la elaboración de sus vinos.

Resultado: La elegancia personificada en una botella de Champagne.

by A la Volé