Lancelot Pienne

IMG_0202 bis

La historia de Lancelot-Pienne se remonta a principios del siglo XX cuando Jean-Baptiste Lancelot, que era el jefe de viticultura de la famosa bodega Mumm en ese momento, adquirió sus primeros viñedos. Su hijo Jean fue el primero miembro de la familia en elaborar champagne con el fruto de su viñedo y comenzó a comercializarlos tras la Segunda Guerra Mundial. Albert Lancelot, el hijo de Jean se casó son Brigitte Pienne, hija de otra familia dedica a la viticultura y fruto de esa unión, en 1967, surgió la bodega tal y como existe hoy en día.

El actual propietario, Gilles Lancelot (hijo de Albert y Brigitte) después de sus estudios de enología comenzó a trabajar en la propiedad familiar en 1995, tomando definitivamente el timón de la bodega a partir de 2005.

Viñedos

Lancelot-Pienne está ubicado en Cramant, en pleno corazón de la Cote de Blancs, un pueblo calificado como Grand Cru. Posee 8 ha. de viñedo ubicadas tanto en la Cote de Blancs en los Grand Cru de Cramant, Avize y Chouilly, como las colinas al sur de Epernay (Monthelon y Mancy) y en el Valle del Marne (Boursault). Su trabajo en el viñedo, al igual que otros productores en la región, lo califican como viticultura razonada, tratan de trabajar la viña de  forma orgánica, más próximos a lo ecológico que a lo convencional, pero utilizarán productos químicos en los casos de grave riesgo para la cosecha.

Filosofía

Todos los vinos se elaboran en depósitos de acero inoxidable y tanques esmaltados. Han realizado algunas pruebas con barricas, pero los resultados no ha sido los deseados, para Gilles la madera cambia los aromas de sus vinos. Prefieren vinos más delicados, más puros, que expresen la mineralidad propia de sus viñedos. Todos sus vinos realizan la fermentación malolactica. Sus vinos de reserva se conservan por el sistema de solera. Todos sus champagnes suelen tener una largo periodo de crianza sobre sus lías finas (un mínimo de 3 años).

“Los champagnes de Lancelot-Pienne son la elegancia, la sutilidad y la finura personificada. Son vinos limpios, elaborados con absoluta precisión. Sus vinos de reserva conservados en solera y las largas crianza sobre lías, los convierten en champagnes cargados de complejidad, profundidad y una refinada mineralidad”.

Galería

Videos

[yendifgallery playlist=13]

by A la Volé