¿Qué tienen de especial los Champagnes Bio?

¿Qué tienen de especial los Champagnes Bio?

Pregunta que me suelen hacer con cierta regularidad: ¿Qué tienen de especial los Champagnes Bio?

Tengo decenas de argumentos, pero siempre me gusta explicarlo de forma pragmática. Y esta semana hablando de los champagnes de Georges Laval con un buen cliente y amigo, lo hacía con un nuevo ejemplo:

Un día de primeros del mes Julio, mañana de calor pegajoso en el viñedo de Cumieres, concretamente en la parte alta de la viña Le Hautes-Chévres. Vincent Laval y su equipo de 5 jóvenes colaboradores entre los que se encontraba su hijo, se afanan en quitar las malas hierbas de las calles de la viña, azadilla en mano. El fantástico ambiente que reinaba entre ellos, sonrisas, bromas, pasión, conocimientos compartidos,…, la tranquilidad que se respiraba, el sonido de los pájaros de fondo, la sensación de sentirte parte de la naturaleza entre el bosque y la viña,…todo ello me mostraba las mismas sensaciones, la misma energía positiva que encuentro en los champagnes de los Laval.

Viña de Georges Laval

Por el contrario según andábamos viñedo abajo hacia el pueblo, nos topamos con 3 tractores zancudos que rociaban de herbicidas las parcelas que una famosa bodega posee en Cumieres. Estaban haciendo el mismo trabajo (no el mismo efecto) que los chavales hacían con sus azadillas, pero en este caso con medios mecánicos y químicos. 10 veces más extensión de viñedo que acabaron en poco más de 1 hora en comparación con 2 días de duro trabajo manual bajo el sol. El sonido ensordecedor de los 3 tractores circulando por las hileras de las viñas, los suelos muertos y apelmazados que dejaban a su paso, y el aroma penetrante amoniacal del “herbicida” químico (por no llamarlo de otra manera) que flotaba en el ambiente, me hicieron entender de nuevo y de forma palpable en que se diferencia un Champagne Bio de uno convencional.

Tractor en Champagne

Ese contraste, esa diferencia de entender, de sentir, de tratar e incluso de respetar a la viña, con un mínimo de sensibilidad todos somos capaces de apreciarlo de la misma manera en una copa.

by A la Volé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *