El Especialista en Champagne

La desestacionalización del consumo del Champagne

Cuando empezamos nuestra actividad en “A la Volé” uno de nuestros grandes propósitos era conseguir desestacionalizar el consumo de champagne, hasta hace muy poco, casi el 70 % de los vinos espumosos se consumían de forma concentrada en el último tramo del año, coincidiendo con las fiestas navideñas. Esta pauta se repetía en la facturación y volumen de trabajo en nuestro propio negocio de importación.

La evolución en la última década ha sido muy positiva, pero sobre todo en los últimos 3 años se ha consolidado un considerable cambio de tendencia. 2020 y 2021 fueron una eclosión en ese sentido, y 2022 lo ha ratificado absolutamente. No solo ha habido un incremento en el consumo de vinos espumosos (tanto en España como en el resto del mundo), sino que estos han pasado a descorcharse a lo largo de todo el año. Quizás la pandemia ha tenido mucho que ver, el espumoso sigue siendo el vino de celebración por antonomasia, y puede ser que tras lo vivido durante estos últimos tiempos, ahora cualquier día es bueno para celebrar la vida, no solo limitarnos a las épocas navideñas.

Pero para mí hay otros factores igualmente importantes, por un lado, la divulgación intensa que se está llevando a cabo para conocer estos vinos, y sobre todo y principalmente, el salto de calidad que se está produciendo en la elaboración de vinos espumosos, particularmente en Champagne. Esto está ratificando al consumidor que un vino espumoso no es simplemente un vino facilón para brindar, sino que el placer que este aporta está al menos al mismo nivel que su vino tinto favorito.

El champagne ha pasado a ocupar un espacio importante en las cartas de vinos de los mejores restaurantes, además de en las bodegas privadas y el corazón del consumidor final. Así continuemos disfrutando del champagne durante todo el año, especialmente en un verano tal soleado y caluroso como este de 2022

Publicar un comentario

0
    0
    Carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda